Blockchain

7
May

Intervención en Executive DIBEX de ISDI de Fernando Ramos

Fernando Ramos, impartirá una sesión formativa relativa al Blockchain en el DIBEX – Digital Business Executive Program – en ISDI.

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

7
Abr

Intervención en el ISDI de Fernando Ramos

Fernando Ramos, Socio Fundador de DPO & IT Law, imparte una sesión formativa relativa al Blockchain en el MIB –  Máster Internet Business – en ISDI.

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

14
Mar

LA DIGITALIZACIÓN DEL SECTOR FINANCIERO TOKENS E ICOs: Situación Actual de las ICOs (3ª parte de 3)

SITUACION ACTUAL DE LAS ICOs

Las ICOs o INITIAL COIN OFFERING son por tanto plataformas digitales que utilizan la tecnología Blockchain para generan y vender tokens o monedas virtuales a terceros, de tal manera que a los compradores de las mismas se les permite participar económicamente en el proyecto o negocio tecnológico que se quiere lanzar, pudiendo generar retornos económicos de inversión considerables en función del éxito del mismo.

Hay que distinguir por tanto, aquellas ICOs que pueden ser consideradas como títulos valor o acciones de una Sociedad, de aquellas otras ICOs que podrían ser consideradas como una preventa de productos o servicios. En los primeros casos, nos encontraríamos con un sector regulado por las correspondientes autoridades del País en donde resida la Compañía, Startup o Negocio, y en el segundo caso nos encontraríamos con una forma de financiación del Proyecto realizado a través de la preventa del bien o servicio con anterioridad a la creación del mismo.

Dada su reciente explosión en el mercado de las criptomonedas (junio de 2017 apenas 8 meses) muchos Estados se han visto obligados a regularlas como es el caso de Estados Unidos, Canada y Singapur, o directamente a Prohibirlas como es el caso de China y Korea del Sur.

En el caso de Estados Unidos, directamente la SEC (órgano regulador similar a la CNMV española)  ha considerado que, si bien hay que analizar caso por caso la finalidad del token de cada ICO y pasar el test de Howey, la regla general es considerarlas como un instrumento financiero, considerando el token como una security o acción o título de valor regulado. De esta manera, las ICOs quedarían prohibidas directamente en dichos estados reguladores, si las mismas no se encuentran convenientemente reguladas. Por tanto, entendemos que en Estados Unidos se considera también como una security el segundo modelo de ICO descrito, en donde el token tiende a ser una preventa del producto o servicio y no una acción o titulo valor del proyecto o compañía en cuestión. Más información sobre esta prohibición la podéis encontrar en el siguiente artículo:

http://bitcoinchaser.com/ico-hub/ico-can-be-a-security

Por otro lado, y en el extremo opuesto se encentran aquellos países como Suiza o  Gibraltar, que sí permiten que se puedan constituir sociedades a través de estos sistemas de emisión de tokens a través de la tecnología Blockchain.

Gibraltar regula las cirptomonedas para proteger su valor y reputación

En Europa, existe un posicionamiento de la ESMA (European Securities and Markets Authority) que establece que en caso de que los tokens sean considerados como instrumentos financieros deberán cumplir con la normativa Europea AIFMD (Alternative Investment Fund Managers Directive), MLD4 (the Fourth Anti-Money Laundering Directive), o incluso  MiFID2 (Markets in Financial Instruments Directive).

Por todo lo expuesto anteriormente, entendemos que los tokens y las monedas virtuales considerados como bienes o servicios, no pueden ser considerados por el momento como instrumentos financieros y por tanto no les serían de aplicación las normativas antes apuntadas por la ESMA o incluso por nuestra propia CNMV en la nota conjunta realizada con el Banco de España.

Podemos ver y por tanto decir, que a nivel Internacional existe una fuerte discusión sobre si el token, o el título de valor impropio, reparte o no dividendos para saber entonces si se debe considerar como un instrumento financiero o no, ya que supondría cumplir con las directrices establecidas por dichos órganos competentes en dichos sectores regulados, que en nuestro caso sería la Comisión Nacional de Valores, o por el contrario tratarlo como una preventa de producto o servicio y por tanto escapar a la regulación.

Por otro lado, un aspecto importante a tener en cuenta del concepto de las ICOs, es que una vez se posea el bien digital o token, el mismo se podrán transmitir sin intermediarios a terceros y, por tanto, podrá cotizar al alza o a la baja en distintos Agentes de Cambio de monedas virtuales o incluso en mercados descentralizados como el de Ether Delta (etherdelta.com).

También hay que tener en cuenta, que todas las operaciones de compra y venta de tokens quedan registradas en la Blockchain o en un Smartcontract de forma inmutable, de tal manera que siempre se puede demostrar jurídicamente la existencia de la misma. El caso más ilustrativo de dicho registro público es la blockchain pública de Ethereum. En Ethereum se están realizando a día de hoy la mayoría de ICOs, de tal forma que todo proceso de emisión compra y venta de tokens queda registrado de forma inmutable para siempre y al margen de los registros oficiales de los estados.

En definitiva, las Startups basadas en Tokens lo que hacen es emitir de forma similar a la tecnología empleada por Bitcoin o Ethereum (Blockchain) unos tokens o títulos valores impropios que son el elemento fundamental para el funcionamiento del proyecto o servicio. De este modo, lo que consiguen es financiar su proyecto a través de una preventa comercial del producto o servicio (un ejemplo claro de una financiación similar lo tenemos con la comercialización del coche eléctrico TESLA en donde se adelantaban 1.000 dólares para la reserva del coche a entregar en un periodo de tiempo X). Para ello, hacen pública una fecha en la que emitirán la oferta de compra pública de tokens, apoyando la misma a través de un White paper o Documento Guía del proyecto, en donde se explica el proyecto, fechas, hitos, equipo, tecnología etc. para informar del mismo al inversor. Ya existen estudios para orientar al consumidor a la hora de valorar si la ICO es un fraude o interesante invertir:

Publicado en Medium por María Vidal: ¿Como evaluar un proyecto ICO?

Adicionalmente, a la hora de publicitar las ICOs se suele incluir un sistema bounty de recompensa, para premiar con la propia criptomoneda o token la promoción que se realice de la propia ICO a través de Redes Sociales como Twitter, Facebook, o en los trabajos de traducción del White paper, en la detección de fallos de seguridad del software, en la creación de grupos en Telegram etc.

Es importante reseñar, el ámbito global y doméstico que están adquiriendo las ICOs, ya que cualquier usuario de cualquier parte del mundo que tenga monedas virtuales (bitcoin o ether), puede invertir en las ICOs, y no únicamente las empresas o fondos de inversión propios del Capital Riesgo o Venture Capital.

Así mismo, en la mayoría de los casos hay una preICO sólo para los socios estratégicos o capital privado que está interesado en la entrada inicial con mejores condiciones, o puede incluso abrirse al público en general con una obligación de KYC (Know Your Customer) o Identificación Formal a efectos de cumplir con la normativa de Prevención del Blanqueo de Capitales. Concluidas las fases preliminares de preventa o PreICO se lanza la ICO, que consistirá en poner a la venta las monedas virtuales que se generen, y que servirán para la compra y venta del producto o servicio que se creará a través de la tecnología Blockchain.

Para la generación del token o criptomoneda normalmente se realiza un smartcontract basado en una Blockchain pública (como la de Ethereum o  NEO), de tal forma que tanto la emisión como la compra de los tokens o monedas virtuales queda securizada en dicha Blockchain publica otorgándole la fuerza jurídica vinculante y evidencia electrónica, que dichas operaciones existieron y fueron generadas por dichas empresas o startups, si el negocio triunfa, garantizan al particular doméstico o empresa que invirtió la posibilidad de capitalizar su inversión, vendiendo a terceros el token por un valor superior al del precio de compra, o directamente beneficiarse del producto o servicio habiendo sido adquirido a un precio mucho menor.

Ejemplos de ICOs que existen actualmente:

Flixxo.com  el 23 de octubre de 2017 inició su ICO (existió una preventa previa de los tokens antes de que fueran generados, pero sólo accesible para aquellas de inversiones superiores a 50.000 euros). Una vez lanzada la ICO a través de la Plataforma Española Icofunding, distintas personas físicas o jurídicas pudieron comprar estos tokens generados levantándose un capital de 12 millones de Dólares (el valor al que se vendió el token fue de 5 céntimos de Euro). Toda esta compra venta de tokens se realizó a través de la web flixxo.com y con la plataforma Icofunding.com. Una vez comprados los tokens para que los mismos queden registrados a sus legítimos titulares les son enviados a sus respectivos monederos o wallets para que dispongan de forma segura de las acciones o títulos valor impropios. A continuación, la empresa busca distintos Agentes de Cambio o Exchangers para que listen el token Flixxo (FLIXX) y se pueda comerciar e intercambiar en distintos mercados de criptomonedas. Actualmente los exchangers kucoin.com, livecoin.net y gatecoin.com están comercializando Flixx, junto con Ether Delta (es un mercado libre descentralizado que no necesitas alta previa del usuario en el propio mercado www.etherdelta.com). Actualmente a fecha 1 de marzo de 2018 en www.coinmarketcap.com el valor del FLIXX está en 10 céntimos de euro. Por tanto, ha incrementado su valor el doble, llegando incluso en enero de 2018 a los 60 céntimos de euro, aumentando 12 veces. Es decir, que si el titular del token compró 40.000 FLIXX en la ICO con un coste 2.000 euros (entonces el Ethereum estaba a un precio de 280 euros), y vendió en enero del 2018 a 60 céntimos, habría obtenido un incremento patrimonial de 22.000 euros.

Artoken.io Es un proyecto sobre comercialización de imágenes de realidad Aumentada y Realidad Virtual en redes Peer2peer de manera tal que los particulares puedan crear imágenes en 3D de objetos y comercializarlas a terceros a costes mucho más bajos que los actuales proveedores de dichas imágenes:

Cappasity y los desfíos de la Realidad Virtual

Se llama Cappasity y su token es CAPP. Más información sobre la ICO

En enero de 2018 al igual que FLIXXO había experimentado un aumento del 5.000% es decir, había aumentado un 50 veces su valor inicial.

El mundo de las ICOs está por tanto permitiendo que el particular o usuario doméstico pueda invertir en proyectos que se pueden convertir en Empresas como Facebook, YouTube, Twitter etc. Además, es accesible a cualquier persona del mundo que podrá invertir cantidades pequeñas de 500 o 1.000 euros que se pueden multiplicar x10, x20, x50 o incluso casos como Ethereum que multiplicaron por x1.000 la inversión.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que esta fiebre también está ocasionando fraudes y estafas con proyectos que aprovechándose del afán especulativo del consumidor recaudan mucho dinero para malgastarlo o directamente robarlo.

Entendemos por tanto, que hasta tanto en cuanto el legislador Europeo o nacional no incluya a las monedas virtuales o tokens dentro del sector de los servicios financieros, las mismas no se encontrarán reguladas por dichas normativas específicas, quedando fuera del ámbito regulatorio financiero europeo.

En este sentido, sería recomendable del regulador unas pautas de actuación o líneas de actuación para permita la existencia de las ICOs, y así dotar en España a las mismas de las garantías jurídicas suficientes que permitan el desarrollo tecnológico sostenido, sin el temido intervencionismo regulatorio y que posibilite la creación, generación y constitución de proyectos y empresas tecnológicas de forma segura y sostenible, evitando así a.

En la actualidad existen proyectos de autoregulación europeos como el Blockchain Policy Iniciative Report- Tokens as a Novel Asset Class:

Incluso en España se están desarrollando grupos de trabajo que garanticen un estudio en profundidad del fenómeno y permitan al regulador entender mejor el fenómeno y a su vez proteger al consumidor con una mayor información sobre las consecuencias de la compra o inversión en ICOs, y la propia ICO española que necesita garantías y seguridad jurídica en suelo Español para evitar la fuga a Gibraltar, Estonia o Suiza, como bien refleja el estudio de SpanishFinntech

 

12
Mar

LA DIGITALIZACIÓN DEL SECTOR FINANCIERO TOKENS E ICOs: Consideraciones Previas (2ª parte de 3)

CONSIDERACIONES PREVIAS DEL TOKEN

Previamente al análisis de las distintas consideraciones jurídicas que deben de ser tenidas en cuenta durante y post ICO, es necesario distinguir las distintas formas en las que es posible conseguir dicha financiación o modalidades de ICOs, según la tipología de token que emitan. Pueden constituirse por tanto ICOs a través de tokens que supongan:

  •    Capacidad de decisión y participación en la gestión de la empresa (acciones o títulos valor).
  •    Renta fija o variable para los token holders (Asimilables a los bonos).
  •    Derecho de uso de un producto o servicio (DAPP).

En el caso de las dos primeras ICOs, nos podemos encontrar con sectores actualmente muy regulados en los que podríamos concluir, que para la emisión de dichos tokens es necesaria una autorización o licencia por parte de las autoridades administrativas correspondientes del País o Gobierno donde se cree la ICO.

Sin embargo, la emisión de tokens que generan un derecho de uso del producto o servicio, no supone a priori la necesidad autorización o licencia, ya que jurídicamente se está realizando una preventa del producto o servicio.

Partiendo de la modalidad de ICO o emisión de tokens, que supongan una preventa o adquisición de derechos sobre productos o servicios, podemos concluir que los mismos no se encuentran incluidos dentro de sectores regulados como el relativo a los títulos de valor o acciones, o instrumentos financieros de renta fija o renta variable  propios de los Mercados Financieros regulados y que, por tanto, no necesitan de ningún tipo de licencia o autorización administrativa.

Nos encontraríamos por tanto ante un token o título de valor impropio, tal y como señala Javier González Granado[1]:

Títulos valores impropios: presentan algunas de sus notas caracterizadoras pero les faltan otras esenciales, por no estar destinados a la circulación, pues son meros títulos legitimadores en un ámbito muy reducido que facilitan la prueba de que el deudor ha cumplido su obligación.

El token, en el mundo analógico, es una pseudomoneda, una ficha o vale emitida por una empresa o un particular que atribuye a su portador el derecho de exigir la entrega de un bien o la prestación de un servicio. Son ejemplos típicos las fichas de casino, de parques de atracciones, de guarda-ropas …

La emisión de estos tokens y su registro en una cadena de bloques deberá ser por tanto analizada desde un punto de vista jurídico en profundidad desde una doble perspectiva, Defensa del Consumidor y Seguridad jurídica del negocio o empresa que se pretenda crear.

Antes de realizar las consideraciones jurídicas oportunas, es necesario analizar si la creación de un token que permite adquirir el derecho de uso sobre un producto o servicio, puede ser considerado como dinero o como un medio de pago.

 

El token como dinero electrónico 

El GAFI en su Informe de junio de 2014 y junio de 2015[2]  considera  que las Monedas Virtuales no tienen la condición de moneda de curso legal en cualquier jurisdicción. Sin embargo, al tratarse de un bien digital que utilizan los usuarios para transmitir valor, podríamos llegar a la conclusión de que se trata de dinero electrónico.

Para poder calificar a la moneda virtual como dinero electrónico debemos acudir a la Ley 21/2011 de 26 de junio de dinero electrónico, la cual lo define como:

“Todo valor monetario almacenado por medios electrónicos o magnéticos que represente un crédito sobre el emisor, que se emita al recibo de fondos con el propósito de efectuar operaciones de pago según se definen en el artículo 2.5 de la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago, y que sea aceptado por una persona física o jurídica distinta del emisor de dinero electrónico”.

Sin embargo, ante la falta de aceptación por persona distinta del emisor no podríamos considerarlo como dinero electrónico, ya que se trata más bien de la emisión de un vale o cupón que permite ser canjeado por un producto o servicio prestado por el propio emisor del token.  

 

El token como medio de pago

Si bien el token no puede ser considerado como dinero de curso legal o dinero electrónico, sí podríamos entender que el token es utilizado como medio de pago y que por tanto puede ser considerado como un medio físico electrónico concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

A este respecto es destacable la consulta parlamentaria 184/47663[3] que se realizó al Gobierno Español el 3 de marzo de 2014 sobre la consideración del bitcoin como medio de pago al portador, cuyo extracto reproducimos a continuación:

“en el caso de que las autoridades monetarias y financieras consideren que el bitcóin es un medio electrónico concebido para ser utilizado como medio de pago al portador, le resultarían de aplicación las limitaciones a los pago efectivo”.

Por otro lado, a nivel internacional diversos organismos entienden y consideran que las Monedas Virtuales como el bitcoin no pueden ser considerados como, una moneda corriente, ni tampoco dinero electrónico o instrumentos financieros o de pago. Así por ejemplo el Banco Central Europeo, en su Informe de Febrero de 2015[4] relativo a la Monedas Virtuales, se ha pronunciado al respecto y establece que las monedas virtuales no se encuentran por el momento reguladas y que no pueden considerarse incluidas dentro del ámbito de aplicación de las Directivas de Servicios de Pagos[5] y de Dinero Electrónico[6]. En este sentido, su recomendación a las autoridades nacionales y europeas es, que utilicen los marcos legislativos actuales de regulación y supervisión para que sean aplicables a las monedas virtuales y que si no fuere posible procedan a su modificación y adaptación.

Tras los atentados terroristas de París del 13 de noviembre de 2015, la Comisión Europea propuso el 2 de febrero de 2016 un Plan Estratégico[7] para intensificar la lucha contra la financiación del terrorismo, en el que propone modificar la Directiva de Prevención de Blanqueo de Capitales, ampliando su ámbito de aplicación  para incluir las agencias o plataformas de cambio de monedas virtuales y los proveedores de monederos electrónicos o wallets (servicios de custodia de credenciales de acceso) sometiéndolos a supervisión con arreglo a la legislación sobre el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo a nivel nacional. Además, considera favorable la aplicación de las normas sobre licencias y supervisión establecidas por la Directiva sobre servicios de pago, permitiendo y mejor control y comprensión del mercado

En este sentido, el posicionamiento europeo parece ir orientado hacia la consideración de las Monedas Virtuales, como un medio de pago, ya que en la Propuesta de Directiva 2015 del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva (UE) /849[8] propone definir la moneda virtual como

«18) “monedas virtuales”: representación digital de valor no emitida por un banco central ni por una autoridad pública, ni necesariamente asociada a una moneda fiduciaria, pero aceptada por personas físicas o jurídicas como medio de pago y que puede transferirse, almacenarse o negociarse por medios electrónicos.»;

Sin embargo, tras el Dictamen del Banco Central Europeo de 12 de octubre de 2016[9] a la mencionada propuesta de Directiva la definición de moneda virtual pierde la condición de medio de pago y se sustituye como medio de cambio quedando actualmente definida como:

«18)  “monedas virtuales”: representación digital de valor no emitida por un banco central ni por una autoridad pública, ni asociada a una moneda fiduciaria establecida legalmente que no posee el estatuto jurídico de moneda o dinero, pero aceptada por personas físicas o jurídicas como medio de cambio y posiblemente también con otros fines y que puede transferirse, almacenarse o negociarse por medios electrónicos.

El Banco Central Europeo fundamenta este cambio en los distintos usos que pueden llegar a tener las monedas virtuales más allá del medio de pago, como depósito de valor, ahorro, inversión, casino en línea etc. Todo parece por tanto indicar, vistos los trámites parlamentarios actuales[10] y tras la votación en Consejo[11], que la definición de Moneda Virtual en la futura Quinta Directiva Europea de Blanqueo de Capitales se mantendrá considerándose como un medio de cambio y no como dinero electrónico o medio de pago.

La regulación de las Monedas Virtuales en otros países como  Estados Unidos, sí que ha sido clarificada desde el año 2013. A través de la orientación de marzo de 2013 emitida por el Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN)[12] del Departamento de Estado Norteamericano se estableció que tanto las agencias o plataformas de cambio como quienes actúen como “acuñadores” de bitcoin, tienen la obligación de registrarse como empresas prestatarias de servicios monetarios y cumplir con la normativa de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, ya que existe una transferencia de valor.

En base a lo anteriormente indicado el token, a efectos legales, puede ser considerado como un bien digital donde su titular tiene un poder directo e inmediato sobre la cosa, sobre los tokens. Dicho poder no necesita de intermediarios y tiene eficacia erga omnes (frente a cualquier tercero). Por tanto, el usuario del token no necesita de verdaderos intermediarios (como por ejemplo un banco) para gozar o disponer de la cosa (art. 348 del Código Civil). Podemos confirmar que su tenedor adquiere un derecho real de propiedad sobre los tokens y no un derecho personal como sería la apertura de una cuenta corriente de depósito en un banco,  donde el banco está obligado a facilitar el dinero cuando el cliente se lo solicite.

Se trata por tanto de un bien digital sobre el que se adquiere un derecho real  y, en consecuencia, puede ser objeto de multitud de negocios jurídicos, venta, compra, permuta (intercambiando tokens por otros bienes), trueque (cambiarlos por otros tokens), herencia, embargo, una aportación (no dineraria) de capital social a una sociedad etc.

 

Cumplimiento de la Normativa contra el Blanqueo de Capitales por las ICOs.

En la propuesta de Directiva Europea sobre la lucha contra el Blanqueo de Capitales COM (2016) 450 final[13] se incluye como sujetos obligados al cumplimento de la Directiva Blanqueo de capitales a los Agentes de Cambio de Monedas Virtuales también denominados como “Exchangers” distinguiendo dos tipos de Agentes de Cambio:

  1. Agentes de Cambio que únicamente prestan servicios de cambio de monedas.
  2. Agentes de Cambio que prestan servicios de monederos electrónicos. Los cuales son definidos como:

18 ter) “custodia de monederos electrónicos”: una entidad que ofrece servicios de salvaguardia de claves criptográficas privadas en nombre de sus clientes, para la tenencia, el almacenamiento y la transferencia de monedas virtuales.»

Se incluye por tanto dentro del ámbito de aplicación de la 5ª Directiva de PBC a:

g)  los proveedores de servicios que presten principal y profesionalmente servicios de cambio de monedas virtuales por monedas fiduciarias;

h)  los proveedores de monederos electrónicos que ofrezcan servicios de custodia de las credenciales necesarias para acceder a monedas virtuales;

Por tanto, podemos considerar que las obligaciones de cumplimiento de la normativa de prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo son aplicables a los Exchangers o Agencias de Cambio, y por tanto no a las ICOs, siempre y cuando éstas no se dediquen al cambio de monedas virtuales.

Adicionalmente, en el artículo 47 de la Propuesta de Directiva COM (2016) 450 se establece la posibilidad de someter a Licencia o Autorización dichas actividades de los Agentes de Cambio o Exchangers.

«1.  Los Estados miembros se asegurarán de que los proveedores de servicios de cambio de monedas virtuales por monedas fiduciarias, los proveedores de servicios de custodia de monederos electrónicos, los establecimientos de cambio, las entidades de cobro de cheques y los proveedores de servicios a fideicomisos y sociedades estén autorizados o registrados, y que los proveedores de servicios de juegos de azar, estén regulados.»

Por otro lado, podríamos pensar que aquellas cantidades superiores a 15.000 euros podrían considerarse sujetas por la L10/2010 de Prevención de Blanqueo Española. Sin embargo, dado que la criptomoneda por el momento no se considera moneda corriente y por tanto dinero en metálico o medio de pago, quedaría fuera del ámbito de aplicación de la normativa.

Entendemos por tanto, que en España en estos momentos y hasta tanto en cuanto se apruebe la 5ª Directiva de PBC (previsión mayo 2018) y sea transpuesta por el Gobierno Español a nuestro ordenamiento jurídico, los Exchangers o los Agentes de Cambio de Monedas Virtuales no están obligados al cumplimiento de la Normativa de Blanqueo de Capitales, y menos aún lo estarán las ICOs que consigan que su token pueda ser convertible a moneda corriente o fiat mediante su inclusión en alguno de los Exchanger o Agentes de cambio de referencia.

Sin embargo, dado que los principales Exchangers o Agentes de cambio que permiten el cambio de Moneda Virtual a moneda corriente o fiat están sujetos a normativas de prevención del Blanqueo de Capitales extranjeras (USA, como por Ej: Kraken, Coinbase etc..) o sectoriales Europeas como es el caso de Alemania actividad de los Exchanger (bitcoin.de), obligan a las propias ICOs a pasar determinadas obligaciones propias del Blanqueo de Capitales como la identificación formal del cliente o KYC (Know Your Client) siendo un requisito habitual para formar parte de las pre ICO o ICOs, identificarse a través de Documentos fehacientes como el DNI o Pasaporte.

Es recomendable por tanto, el cumplimiento de la identificación formal de los partícipes de la ICO, identificación que deberá ser más exhaustiva según el umbral económico de participación en la ICO. Cantidades superiores a 10.000 o 30.000 euros deberán requerir una mayor diligencia de identificación formal del cliente.

Este cumplimiento voluntario de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales, facilitará enormemente las actividades de la ICO, garantizando la conversión a moneda corriente de los tokens o monedas virtuales obtenidos en la venta de los mismos, así como el listado de su token en los Agentes de Cambio de referencia.

 

Implicaciones en materia de Protección de Datos

Al margen de las obligaciones en materia de Protección de Datos que deberá cumplir la ICO a la hora de recabar los datos personales de sus clientes según el modelo de negocio creado, es muy importante tener en cuenta qué datos puedan quedar registrados en la Cadena de Bloques y que sean utilizados por  la propia ICO, ya que en los supuestos en los que se registren datos de carácter personal, los mismos no podrían ser suprimidos o bloqueados, incumpliendo con unos de los requisitos fundamentales marcado por el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) en su artículo 17 [14]:

“El interesado tendrá derecho a obtener sin dilación indebida del responsable del tratamiento la supresión de los datos personales que le conciernan, el cual estará obligado a suprimir sin dilación indebida los datos personales..”

Entendemos por tanto que las Claves públicas de los monederos utilizados para la compra y venta de los tokens, son un aspecto clave a tener en cuenta tras la ICO, ya que las mismas pueden ser consideradas como datos de carácter personal en la medida en la que permitan identificar al interesado o titular del dato. El RGPD define dato de carácter personal como

“datos personales”: toda información sobre una persona física identificada o identificable (“el interesado”); se considerará persona física identificable toda persona cuya identidad pueda determinarse, directa o indirectamente, en particular mediante un identificador, como por ejemplo un nombre, un número de identificación, datos de localización, un identificador en línea o uno o varios elementos propios de la identidad física, fisiológica, genética, psíquica, económica, cultural o social de dicha persona;

Por tanto, en aquellos supuestos en los que no exista capacidad de identificación a la persona física titular del token no será considerado dato de carácter personal. Es decir, en la medida en que la Base de Datos o Blockchain pública en donde queden registradas las transacciones realizadas con el token no permita realizar una vinculación con el verdadero titular del token nos encontramos con datos pseudonimizados.

Es por ello, muy importante dentro de la estrategia de la ICO, buscar la completa desvinculación de la direcciones de los monederos electrónicos con el usuario o cliente que utiliza el token emitido, ya que en caso contrario podría existir una identificación de la persona física

“seudonimización”: el tratamiento de datos personales de manera tal que ya no puedan atribuirse a un interesado sin utilizar información adicional, siempre que dicha información adicional figure por separado y esté sujeta a medidas técnicas y organizativas destinadas a garantizar que los datos personales no se atribuyan a una persona física identificada o identificable;

 

Contratación electrónica de la compra y venta de Tokens

Por otro lado, el proceso de contratación de la ICO, al ser electrónico y a distancia, deberá cumplir la Directiva 2000/31/CE relativa a los Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio electrónico, así como la Directiva 2011/83/UE sobre derechos de los consumidores, en todos aquellos aspectos relativos a las condiciones generales de la contratación, deber de información, lenguaje claro, poner a disposición los T&C, pasos técnicos etc.

Así mismo, y al tratarse de un producto tecnológico que se prestará en un futuro, existen una serie de riesgos o condicionantes asociados al desarrollo del mismo, que recuerda a los ya existentes en el mundo financiero, siendo recomendable proporcionar una información exhaustiva previa al consumidor de forma similar a como se establece en la Directiva MIFID II.

 

Implicaciones fiscales del Incremento patrimonial del token.

Todos los incrementos patrimoniales que supongan la venta del token deberán ser declarados en el IRPF en el caso de los particulares o en el impuesto de Sociedades en el caso de las empresas. Por tanto desde el momento en que el token salga del patrimonio del titular, si dicha salida supone un incremento patrimonial deberá ser declarado en la declaración de la renta  o IRPF con un tipo que puede variar entre el 19%, 21% y 23 % sobre la ganancia patrimonial, es decir será aplicable a la diferencia entre el precio de compra y el de venta.

En este sentido bien porque utilicemos el token en el propio negocio o plataforma creada para dicho fin, o bien porque lo cambiemos por fiat o cualquier otra criptomoneda, si la transmisión ha supuesto un incremento patrimonial deberemos declarar éste incremento patrimonial pues existe variación en el valor del patrimonio y dado que ha salido de nuestro patrimonio deberá ser grabada diferencia y en su caso pérdidas o ganancias.

 

[1]  Javier González Granado. Naturaleza jurídica del token. https://tallerdederechos.com/naturaleza-juridica-del-token/

[2]  GAFI, Monedas Virtuales definiciones claves y riesgos potenciales (junio 2014) http://www.bc.gob.cu/OSB/Documentos%20de%20Trabajo/CIRCULARES%20S.B/Circular%20No.%205%20A2%20-%202015.pdf GAFI, Directrices para un enfoque basado en Riesgo (junio 2015) http://www.fatf-gafi.org/media/fatf/documents/Directrices-para-enfoque-basada-en-riesgo-Monedas-virtuales.pdf

[3] Consulta Parlamentaria sobre el Bitcoin

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/PopUpCGI?CMD=VERLST&CONF=BRSPUB.cnf&BASE=PU10&PIECE=PUWD&DOCS=1-1&FMT=PUWTXDTT.fmt&OPDEF=Y&QUERY=BOCG-10-D-465.CODI.

[4]  Banco Central Europeo, Virtual Currencies Schemes a further analisys.

http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/other/virtualcurrencyschemesen.pdf

[5] Directiva de Servicios de Pago 2007/64

http://www.boe.es/doue/2007/319/L00001-00036.pdf

[6]  Directiva de Dinero Electrónico 2009/110/CE

http://www.boe.es/doue/2007/319/L00001-00036.pdf

[7]  Plan Estratégico para la lucha contra el terrorismo COM(2016) 50 final.

http://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2016/ES/1-2016-50-ES-F1-1.PDF

[8]  Propuesta de Directiva por la que se modifica la Directiva (UE) 2015/849 sobre la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, y por la que se modifica la Directiva 2009/101/CE.

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=CELEX:52016PC0450&from=ES

[9] Dictamen del Banco Central Europeo de 12 de octubre de 2016

https://www.ecb.europa.eu/ecb/legal/pdf/celex_52016ab0049_es_txt.pdf

[10]  Tramitacion de la Quinta directiva de Prevencion de Blanqueo de Capitales.

http://www.europarl.europa.eu/oeil/popups/ficheprocedure.do?lang=en&reference=2016/0208(OLP)

[11]  Informe Sobre la Propuesta de Directiva COM (2016) 450 final tras su debate en el Consejo

http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A8-2017-0056+0+DOC+XML+V0//ES#title6

[12]  18 de Marzo de 2013, Aplicación del Reglamento de la FinCEN a las personas que administran, intercambian o utilizan monedas virtuales

https://www.fincen.gov/sites/default/files/shared/FIN-2013-G001.pdf

[13] Propuesta de Directiva por la que se modifica la Directiva (UE) 2015/849 sobre la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, y por la que se modifica la Directiva 2009/101/CE.

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=CELEX:52016PC0450&from=ES

[14] REGLAMENTO (UE) 2016/ 679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos).

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=DOUE-L-2016-80807

 

7
Mar

LA DIGITALIZACIÓN DEL SECTOR FINANCIERO TOKENS E ICOs: Introducción (1ª parte de 3)

INTRODUCCIÓN

Actualmente estamos experimentando un ritmo vertiginoso en la evolución de la tecnología en casi todos los sectores empresariales. Dicho cambio brusco en la evolución tecnológica se ha originado fundamentalmente por la convergencia de distintas tecnologías exponenciales, que consiguen multiplicarse por sí mimas cada año.

Un ejemplo claro lo tenemos con la capacidad de almacenamiento. En el año 2017 se ha empezado a hablar de “Exabytes” como unidad de medida de almacenamiento. En años anteriores se venían utilizando de forma habitual las unidades de medición de almacenamiento como el “Terabite” o el “Petabite”. Además de este aumento exponencial, la tecnología de almacenamiento ha experimentado grandes innovaciones, como el reciente descubrimiento de la posibilidad de almacenar información binaria en moléculas de ADN[1].

Igualmente, podemos comprobar como la velocidad de conexión de los dispositivos aumenta también con los años a través de nuevos sistemas de comunicación como la fibra óptica o las redes inalámbricas de quinta generación 5G. Por otro lado, la velocidad de procesamiento o computación de los dispositivos también crece exponencialmente año a año, logrando alcanzar cifras impensables hace pocos años. Un ejemplo claro lo tenemos en la computación cuántica.

Todas estas tecnologías que experimentan crecimientos exponenciales anuales, están provocando a su vez que otras tecnologías crezcan y se desarrollen a gran velocidad y de forma imparable, produciendo una disrupción global tecnológica en los distintos sectores empresariales. Así, nos encontramos con Tecnologías emergentes como: “Internet de las Cosas” (IoT), la “Impresión 3D”, la Inteligencia Artificial (I.A.), la Nanotecnología, los Drones, la Genética, el Bigdata, la “Economía Colaborativa” etc.

Toda esta irrupción tecnológica global imparable está provocando cambios bruscos y disruptivos en distintos sectores empresariales, ocasionando en muchos de ellos la tendencia hacia la Digitalización.

Para entender lo que supone este cambio brusco y disruptivo es necesario analizar lo que supone la Digitalización en el mundo empresarial. En este sentido, cuando un sector empresarial o industrial se digitaliza tiende a “desmaterializarse, democratizarse y desmonetizarse”.

La “desmaterialización” se produce porque el producto o servicio se digitaliza quedando a disposición de los usuarios o ciudadanos únicamente en el mundo digital. A su vez se democratiza, permitiendo que cualquier  usuario o ciudadano con una conexión a Internet puede acceder a los mismos desde cualquier parte del planeta. Finalmente, se tiende a la “desmonetización” o coste cero del producto o servicio, porque el servicio busca con la digitalización una reducción considerable de los costes.

Vemos por tanto que la digitalización produce un acceso masivo por parte del usuario final. Ejemplos actuales de la digitalización podríamos encontrarlos en los siguientes sectores:

  • Servicios de transporte. Actualmente la Empresa de taxis más grande del mundo no posee taxis (Uber)
  • Hostelería:  el proveedor de hostelería más grande del mundo no posee inmuebles (Airbnb).
  • Suministros: los almacenes más grandes del mundo no tienen inventario (Amazon)
  • Telefonía: una de las Compañías telefónicas más grandes del mundo como Skype no tiene infraestructuras de telecomunicaciones,
  • Audiovisual; el proveedor más grande del mundo de audiovisual no tiene salas de cine (Netflix)
  • Software: los mayores vendedores de software como Google y Apple no realizan tareas de programación.

Como vemos el efecto de la digitalización provoca un cambio disruptivo en aquellos sectores empresariales afectados, los cuales se ven abocados a modificar su modelo de negocio desde el punto de vista tecnológico, para evitar su expulsión del mercado y la obsolescencia tecnológica.

 

Digitalización del sector financiero

La digitalización del sector financiero y por tanto su evolución tecnológica, se está produciendo poco a poco, a través de las Monedas Virtuales y de la tecnología Blockchain. Es decir, se está produciendo la desmaterialización, democratización y desmonetización del sector financiero.

Efectivamente la moneda virtual “bitcoin” creada en el año 2008, supone el inicio de la digitalización del mundo financiero, ya que los servicios financieros podrán desmaterializarse, democratizarse, y desmonetizarse o tender a una reducción considerables de sus costes.

El bitcoin puede ser definido como:

un bien mueble privado digital, escaso, irrepetible, transportable y divisible, creado por un sistema informático que funciona como unidad de cuenta y depósito de valor, y que es utilizado por los usuarios del sistema como medio de cambio para la transmisión de valor”.

La creación del Bitcoin supone por tanto un gran paso hacia la digitalización financiera, ya que supone la existencia de un medio de cambio descentralizado que no necesita del respaldo de un Gobierno o Banco Central, utilizando sistema de prueba de trabajo para impedir el doble gasto, y alcanzar así el consenso entre todos los nodos que integran la red, lo que permite el intercambio digital sin la existencia de intermediarios.

Además del Bitcoin, desde el año 2008 se han sumado distintas Monedas Virtuales, que poco a poco han ido adquiriendo su protagonismo en distintos sectores, aportando otras características diferentes del Bitcoin como por ejemplo, Litecoin, Dash, Ripple, Monero, Zcash etc..(ver www.coinmarketcap.com sección Coins).

La creación de las Monedas Virtuales como representaciones digitales de valor que sirven como medio de intercambio digital entre usuarios, suponen poco a poco la digitalización de los servicios financieros.

Igualmente, y con la aparición de las ICOs, se empiezan a crear modelos de negocio sustentados por el capital doméstico, que buscan replicar el servicio financiero y por tanto la democratización del crédito a través del “crowdlending” o prestamos colaborativos. En la actualidad existen proyectos o start-ups, que si bien se encuentran actualmente en un estado embrionario, su objetivo final es la concesión de préstamos descentralizados al particular a través de la emisión de dichos tokens. Estos ejemplos son:

  • Rippio (ripiocredit.network)
  • ETHlend (ethlend.io)
  • Ethic Hub (ethichub.com Equipo Español y Mejicano)

Estos proyectos, algunos todavía en fase de ICO o pre ICO, introducen en el sector financiero la democratización del préstamo, permitiendo al particular o usuario del sistema conceder créditos o préstamos a terceros, a través de la emisión de Tokens o Monedas Virtuales, los cuales pueden circular en redes descentralizadas utilizando técnicas de la economía colaborativa, sin la necesidad de la existencia de una tercera parte de confianza depositaria de los créditos. Estas plataformas están utilizando contratos inteligentes los cuales son introducidos en la cadena de bloques, y posibilitan la concesión de préstamos con garantías similares al sistema financiero actual, a través de técnicas reputacionales para la concesión y cumplimiento de las obligaciones, así como la constitución de fondos de garantía que cubran los riesgos que pueden producir los impagos.

Así mismo, también nos encontramos con otros proyectos orientados a la digitalización del sector financiero, como por ejemplo:

“Hive” (bit2me.com) de la Empresa española Bit2me denominado “HIVE”, el cual fue galardonado con el Primer puesto en el Fintech Américas 2015, por la creación de una red “peer to peer” mundial a través del dispositivo móvil, capaz de depositar productos financieros como las remesas, prestamos, inversiones, retirada de efectivo entre paticulares, etc. Todo ello, evidentemente con el respaldo de la tecnología Blockchain y el uso de Criptomonedas.

“Tikebit” (tikebit.com): ofrece la posibilidad de obtener criptomonedas en la tienda de la esquina sin necesidad de disponer de tarjetas de crédito o cuentas bancarias, permite el acceso al servicio a cualquier ciudadano sin necesidad de cuentas bancarias.

Maker (makerdao.com): Propone la creación una nueva criptomoneda llamada Dai que está respaldada por garantías colaterales y que permita estabilizar el precio frente a las principales monedas del mundo.

Octopoket”: agente de cambio de compra y venta de monedas virtuales a través de la red Social Telegram.

Si a la democratización del crédito, sumamos la democratización del Venture Capital a través de las ICOs, podemos comprobar que el camino hacia la digitalización del mundo financiero, ya ha comenzado, y las ICOs son sin duda un elemento fundamental para alcanzar dicho objetivo, ya que por primera vez en la historia de la economía, el Venture Capital o la financiación de proyectos tecnológicos no necesita de la participación de grandes fondos de Capital Riesgo o de Entidades financieras, puesto que los mismos pueden financiarse por los propios particulares o usuarios domésticos, quienes a su vez se configuran como los principales clientes del servicio.

Por tanto, vemos como el particular o usuario doméstico adquiere en el proceso de digitalización del mundo financiero mayor protagonismo convirtiéndose, en el depositario de los fondos (controlan a través de las claves privadas de sus monederos el movimiento de las monedas virtuales), reduciéndose drásticamente la intervención de intermediarios como prestamistas, remesadoras, o incluso capital de inversión en el desarrollo de la economía digital. Inversión, que por otro lado ya no tiene límites en cuanto al producto o servicio a desarrollar, evitando posibles lobbies de la industria que antes impedían la inversión, y que ahora al liberalizarse pueden llegar a desarrollar productos y servicios que cambien las reglas de juego de sectores industriales como el energético, el audiovisual, el publicitario …

Sin embargo, para que todos estos proyectos y plataformas puedan lograr el objetivo deseado de la digitalización de los distintos sectores industriales de la economía, es necesario dotarlas de la suficiente seguridad jurídica que garantice una correcta implantación de las mismas en nuestra Sociedad y para que, por tanto, produzcan paulatinamente la disrupción tecnológica y por ende la digitalización de la Industria.

 

[1] Cientificos codifican una película en el ADN de una bacteria viva https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/codifican-una-pelicula-en-el-adn-de-una-bacteria-viva-561499934416

26
Nov

DPO&it Law citado en el diario Expansión : ¿Sobrevivirán los notarios al desarrollo del ‘blockchain’?

El notariado europeo ha iniciado una discusión pública sobre los efectos de la aplicación de la cadena de bloques en su actividad. El colectivo cree que, a corto plazo, esta tecnología no cambiará su modelo.

Bitcoin, blockchain o las criptodivisas son actualmente trending topics que acaparan la atención de operadores jurídicos e institucionales, pendientes de las numerosas aplicaciones que de ellas puede hacerse en el sector legal. A esta tendencia le acompaña que la criptodivisa se ha revalorizado más del 700% en un año y que las mayores entidades financieras del mundo -principales clientes de los despachos de abogados- llevan años desarrollando la tecnología de la cadena de bloques. Por último, y aunque la UE asegura que no es el momento, ya valora una futura regulación.

Vehículo para suplir la falta de seguridad jurídica

Probado con éxito en países donde la seguridad jurídica es deficiente, el ‘blockchain’ ha servido para que organizaciones vinculadas con Naciones Unidas y ONG puedan eliminar las barreras de administraciones poco supervisadas como las de Ghana, Honduras o Georgia. “El problema del funcionario corrupto se evita de esta manera y se consigue una mayor seguridad en las transacciones. Afortunadamente, esto no es algo que suceda en los países de la UE”, indica Fernando Ramos, abogado de la firma DPO IT Law. Sin que sea necesario llegar a una situación como la descrita, en Europa también se han hecho experimentos con el ‘blockchain’. Suecia y Suiza han digitalizado registros de la propiedad y acciones inmobiliarias utilizando esta tecnología, por ejemplo.
El blockchain fue una de las inquietudes que sobrevolaron, junto a la herencia e identidad digital y el comercio electrónico, la celebración del Congreso Europeo del Notariado celebrado en Santiago de Compostela hace unas semanas. Los notarios europeos analizaron y debatieron allí sobre la influencia de la cadena de bloques en su función y si ésta puede convertirse en una amenaza real.

Si bien concluyeron que esta tecnología tiene pocas posibilidades de plantear a corto plazo un cambio de modelo en la función notarial, reconocían que en el futuro “ciertas funciones notariales, como la del registro de datos, pueden llegar a verse afectadas si se desarrollase con garantías”. Para Carmelo Llopis, notario de Valencia y uno de los representantes del Consejo General del Notariado para esta cuestión en Santiago, “tal y como sucedió con la aparición de la tecnología de la firma electrónica, esto puede convertirse en una oportunidad para los notarios españoles más que en una amenaza”. Llopis asegura que quienes se verán amenazados serán los profesionales anglosajones cuya función, “al contrario que sucede en España, no añade valor al proceso, porque no hay una actuación de validación de Derecho y se quedan en el puro registro de datos de una transacción”.

Desde el Notariado avanzan que el blockchain es una herramienta que por sí sola no puede ir más allá de realizar registro de datos. No obstante, “combinado con inteligencia artificial y con computación cuántica, en un siguiente paso, sí debería aportar algo más, y eso es lo que estamos investigando”.

Validación

En el mismo sentido, Javier González Granado, notario en Formentera y una de las principales voces jurídicas de España especializadas en el blockchain, indica que “la validación de copias electrónicas de documentos serán el primer aspecto que se desarrolle utilizando la tecnología de cadena de bloques. Pero hasta que no se regule será complicado que prosperen iniciativas en este sentido porque son los gobiernos y los organismos quienes ponen las principales trabas. El bitcoin está considerado actualmente como una oportunidad para el blanqueo de capitales”.

El notario, que ha participado como experto en el desarrollo de la red multisectorial de cadena de bloques Alastria -antes conocida como Lyra- vinculada a despachos como Roca Junyent, Grant Thornton o Garrigues, ve “poco probable” que datos tan relevantes queden en manos de un sistema no controlado y que choca directamente con el mundo de la regulación.

Para González Granado será distinto si la regulación de las criptomonedas llega al ámbito europeo. Entonces, “utilizar una red centralizada o descentralizada para gestionar estos datos pasará a ser únicamente una cuestión de resultados y de eficiencia económica”, concluye.

Registro inmutable

Sobre la base de la cadena de bloques se pueden desarrollar tantas aplicaciones como se quiera, asegura el abogado Alejandro Gómez de la Cruz. “Su función principal es la transmisión de un valor entre dos intervinientes. Produce un registro inmutable de datos que se logra por el consenso de la mitad de los ordenadores que contienen una copia de esa transacción. Suplirá la función de la certeza de que algo ha ocurrido, pero no la de reconocer si lo que ha ocurrido es cierto o falso, es decir, la de dar fe de que las partes dicen ser quiénes son realmente y elevarlo a público”, indica este emprendedor, que actualmente se encuentra inmerso en el desarrollo de Initial Coin Offering (ICO, por sus siglas en inglés), un vehículo para financiar el desarrollo de nuevos protocolos para el lanzamiento de criptomonedas.

De la Cruz lamenta que “la invasión de la tecnocracia que vivimos nos lleve a pensar que la tecnología va a suplirlo todo. La tecnología tiene importancia y utilidad y, en el caso de la certificación de datos, afectará más a los terceros de confianza que a los notarios. La función notarial deberá estar ahí para garantizar que cualquier operación que se efectúa se ajusta a derecho y cumple la ley”.

Una alternativa a la firma digital

La creación de una red de blockchain europea está en la mira de todos. La principal duda sobre este proyecto de futuro es, para los notarios, cómo debe configurarse. Utilizar íntegramente el servicio público con sus combinaciones telemétricas plantea, o puede llegar a plantear ciertas dudas sobre la seguridad. Comparado con el actual sistema de firma digital el principal riesgo está en la custodia de los datos porque “no podemos confiar los datos de los ciudadanos y de las empresas a un sistema en el que no estamos seguros de que es 100% fiable”, indica Llopis. González Gallardo amplía estas dudas puesto que, si el blockchain deja de ser público, “en nada se diferenciaría de la red privada virtual con la que operamos en España y que cuenta con una tecnología muy segura”. Esta red, que opera a través de Ancert y que este año cumple quince años de su creación, ha permitido asentar 15 millones de firmas y ha creado un índice único que tiene ‘parametrizados’ todos los datos de las operaciones notariales desde el año 2004 y datos de más de 2.200 millones de sociedades que trabajan en la prevención del blanqueo de capitales.

 

Vía Expansión

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies