25
Sep

Gobercom, partner tecnológico para las soluciones de Compliance Penal

DPO & It Law tiene un nuevo partner tecnológico para la definición de soluciones y prestación de servicios de Compliance PENAL. Gobercom es una consultora especializada en la implementación de planes de prevención de responsabilidad penal en las empresas, creada en 2014 por profesionales con más de 20 años de experiencia en compliance penal en multinacionales americanas y en España.

25
Sep

IV. Terceros intervinientes y los códigos de conducta y certificación (II)

EL ENCARGADO DE TRATAMIENTO

La figura del encargado de tratamiento viene recogida en el art. 4.8, 28 y 29 y considerando 81 del RGPD.

Artículo 4: Definiciones

  1. «encargado del tratamiento» o «encargado»: la persona física o jurídica, autoridad pública, servicio u otro organismo que trate datos personales por cuenta del responsable del tratamiento;

Artículo 28: encargado del tratamiento

  1. Cuando se vaya a realizar un tratamiento por cuenta de un responsable del tratamiento, este elegirá únicamente un encargado que ofrezca garantías suficientes para aplicar medidas técnicas y organizativas apropiados, de manera que el tratamiento sea conforme con los requisitos del presente Reglamento y garantice la protección de los derechos del interesado.
  2. El encargado del tratamiento no recurrirá a otro encargado sin la autorización previa por escrito, específica o general, del responsable. En este último caso, el encargado informará al responsable de cualquier cambio previsto en la incorporación o sustitución de otros encargados, dando así al responsable la oportunidad de oponerse a dichos cambios.
  3. El tratamiento por el encargado se regirá por un contrato u otro acto jurídico con arreglo al Derecho de la Unión o de los Estados miembros, que vincule al encargado respecto del responsable y establezca el objeto, la duración, la naturaleza y la finalidad del tratamiento, el tipo de datos personales y categorías de interesados, y las obligaciones y derechos del responsable. Dicho contrato o acto jurídico estipulará, en particular, que el encargado:
    1. tratará los datos personales únicamente siguiendo instrucciones documentadas del responsable, inclusive con respecto a las transferencias de datos personales a un tercer país o una organización internacional, salvo que esté obligado a ello en virtud del Derecho de la Unión o de los Estados miembros que se aplique al encargado; en tal caso, el encargado informará al responsable de esa exigencia legal previa al tratamiento, salvo que tal Derecho lo prohíba por razones importantes de interés público;
    2. garantizará que las personas autorizadas para tratar datos personales se hayan comprometido a respetar la confidencialidad o estén sujetas a una obligación de confidencialidad de naturaleza estatutaria;
    3. tomará todas las medidas necesarias de conformidad con el artículo 32 (Cooperación con la autoridad de control);
    4. respetará las condiciones indicadas en los apartados 2 y 4 para recurrir a otro encargado del tratamiento;
    5. asistirá al responsable, teniendo cuenta la naturaleza del tratamiento, a través de medidas técnicas y organizativas apropiadas, siempre que sea posible, para que este pueda cumplir con su obligación de responder a las solicitudes que tengan por objeto el ejercicio de los derechos de los interesados establecidos en el capítulo III;
    6. ayudará al responsable a garantizar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en los artículos 32 (Seguridad del tratamiento) a 36 (Consulta previa), teniendo en cuenta la naturaleza del tratamiento y la información a disposición del encargado;
    7. a elección del responsable, suprimirá o devolverá todos los datos personales una vez finalice la prestación de los servicios de tratamiento, y suprimirá las copias existentes a menos que se requiera la conservación de los datos personales en virtud del Derecho de la Unión o de los Estados miembros;
    8. pondrá a disposición del responsable toda la información necesaria para demostrar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en el presente artículo, así como para permitir y contribuir a la realización de auditorías, incluidas inspecciones, por parte del responsable o de otro auditor autorizado por dicho responsable.

En relación con lo dispuesto en la letra h) del párrafo primero, el encargado informará inmediatamente al responsable si, en su opinión, una instrucción infringe el presente Reglamento u otras disposiciones en materia de protección de datos de la Unión o de los Estados miembros.

  1. Cuando un encargado del tratamiento recurra a otro encargado para llevar a cabo determinadas actividades de tratamiento por cuenta del responsable, se impondrán a este otro encargado, mediante contrato u otro acto jurídico establecido con arreglo al Derecho de la Unión o de los Estados miembros, las mismas obligaciones de protección de datos que las estipuladas en el contrato u otro acto jurídico entre el responsable y el encargado a que se refiere el apartado 3, en particular la prestación de garantías suficientes de aplicación de medidas técnicas y organizativas apropiadas de manera que el tratamiento sea conforme con las disposiciones del presente Reglamento. Si ese otro encargado incumple sus obligaciones de protección de datos, el encargado inicial seguirá siendo plenamente responsable ante el responsable del tratamiento por lo que respecta al cumplimiento de las obligaciones del otro encargado.
  2. La adhesión del encargado del tratamiento a un código de conducta aprobado a tenor del artículo 40 (Códigos de conducta) o a un mecanismo de certificación aprobado a tenor del artículo 42 (Certificación) podrá utilizarse como elemento para demostrar la existencia de las garantías suficientes a que se refieren los apartados 1 y 4 del presente artículo.
  3. Sin perjuicio de que el responsable y el encargado del tratamiento celebren un contrato individual, el contrato u otro acto jurídico a que se refieren los apartados 3 y 4 del presente artículo podrá basarse, total o parcialmente, en las cláusulas contractuales tipo a que se refieren los apartados 7 y 8 del presente artículo, inclusive cuando formen parte de una certificación concedida al responsable o encargado de conformidad con los artículos 42 (Certificación) y 43. (Organismo de certificación).
  4. La Comisión podrá fijar cláusulas contractuales tipo para los asuntos a que se refieren los apartados 3 y 4 del presente artículo, de acuerdo con el procedimiento de examen a que se refiere el artículo 93, (Procedimiento de comité) apartado 2.
  5. Una autoridad de control podrá adoptar cláusulas contractuales tipo para los asuntos a que se refieren los apartados 3 y 4 del presente artículo, de acuerdo con el mecanismo de coherencia a que se refiere el artículo 63 (Mecanismo de coherencia).
  6. El contrato u otro acto jurídico a que se refieren los apartados 3 y 4 constará por escrito, inclusive en formato electrónico.
  7. Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 82, (Derecho a indemnización y responsabilidad) 83 (Condiciones generales para la imposición de multas administrativas) y 84, (Sanciones) si un encargado del tratamiento infringe el presente Reglamento al determinar los fines y medios del tratamiento, será considerado responsable del tratamiento con respecto a dicho tratamiento.

Artículo 29: Tratamiento bajo la autoridad del responsable o del encargado del tratamiento

El encargado del tratamiento y cualquier persona que actúe bajo la autoridad del responsable o del encargado y tenga acceso a datos personales solo podrán tratar dichos datos siguiendo instrucciones del responsable, a no ser que estén obligados a ello en virtud del Derecho de la Unión o de los Estados miembros.

 

  1. Alcance

Tanto el considerando 81 como el propio art. 28.1 nos avanza que los encargados de tratamiento deben de ser cualificados y que por tanto el responsable está obligado a elegir exclusivamente a aquellos encargados de tratamiento que puedan garantizar el cumplimiento del RGPD respecto del tratamiento que lleven a cabo por cuenta del responsable.

Por tanto, todo encargado de tratamiento debe de reunir conocimientos especializados, fiabilidad y recursos, de cara a la aplicación de medidas técnicas y organizativas que cumplan los requisitos del RGPD, incluida la seguridad del tratamiento.

La adhesión del encargado a un código de conducta aprobado o a un mecanismo de certificación puede servir como elemento para demostrar el cumplimiento de las obligaciones por parte del responsable de elección de un encargado de tratamiento cualificado. En la práctica, esta medida va a suponer una verdadera carrera por la certificación o aprobación de códigos de conducta que permitan demostrar o cualificar a los encargados de tratamiento y por tanto garantizar el cumplimiento del RGPD. Se prevé, por tanto, que aquellos encargados de tratamiento que cumplan con las respectivas certificaciones o códigos de conducta tendrán menos barreras de entrada en la prestación de servicios a responsables de tratamiento, ya que con la obtención de dichas certificaciones estarán cumpliendo indirectamente con la obligación del responsable de contratar con un encargado de tratamiento cualificado.

  1. Contenido

La prestación de los servicios con acceso a datos por parte de un encargado deberá regirse por un contrato u otro acto jurídico con arreglo al Derecho de la Unión o de los Estados miembros que vincule al encargado con el responsable el cual deberá constar por escrito, inclusive en formato electrónico.

Si bien nuestra normativa ya preveía la redacción de este contrato entre responsable y encargado, el RGPD establece prácticamente las mismas obligaciones que nuestra normativa establecía en cuanto contenido que debía ser incluido en dichos contratos. El contrato de encargado de tratamiento por tanto deberá hacer mención expresa a los siguientes contenidos:

  1. Objeto.
  2. Duración.
  3. Naturaleza y finalidad del tratamiento.
  4. Tipo de datos personales.
  5. Categorías de datos personales tratados.
  6. Interesados afectados.
  7. Obligaciones y derechos del responsable del tratamiento.
  8. Obligación del encargado de tratar los datos únicamente siguiendo instrucciones del responsable las cuales deberán estar documentadas.
  9. Establecer imponer el deber de confidencialidad de todas personas que accedan a los datos de carácter personal en la prestación de los servicios.
  10. Garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad conforme el art. 32 del RGP.
  11. En los supuestos de contratación de subencargados del tratamiento será necesaria la autorización del responsable que podrá ser:
    • Una autorización específica para la subcontratación identificando por tanto al subencargado.
    • Una autorización general, debiendo en este caso informar al responsable sobre la incorporación de encargados o sustitución de existentes con el objeto de que el mismo pueda oponerse a dichos cambios.
  1. Asistencia al responsable en ejercicio de derechos y en el cumplimiento de las obligaciones marcadas por los art. 33 a 36 del RGPD (Violación de Seguridad, Evaluaciones de impacto y Consulta Previa).
  2. Establecer a elección del responsable la devolución o destrucción datos, suprimiendo las copias existentes salvo que se requiera la conservación de datos en virtud del Derecho de la Unión o de los Estados miembros.
  3. Poner a disposición del responsable toda la información necesaria para demostrar el cumplimiento de las obligaciones del art. 28, es decir las propias del encargado, así como permitir y contribuir a la realización de auditorías, incluidas inspecciones, por parte del responsable u otro auditor autorizado por dicho responsable.

Por último, se establece también la posibilidad por parte de la Comisión y las Autoridades de Control nacionales de desarrollar contratos modelo para regular y fijar este tipo de relaciones.


  • El responsable está obligado a elegir exclusivamente a aquellos encargados de tratamiento que puedan garantizar el cumplimiento del RGPD.
  • En los supuestos de autorizaciones generales para la subcontratación el responsable se podrá oponer a la inclusión de nuevos subencargados.
  • El encargado está obligado a facilitar la información necesaria para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones, incluidas las auditorías e inspecciones realizadas por el responsable o un tercero.
21
Sep

IV. Terceros intervinientes y los códigos de conducta y certificación (I)

TERCEROS INTERVINIENTES Y LOS CÓDIGOS DE CONDUCTA Y CERTIFICACIÓNCORRESPONSABLES Y REPRESENTANTES NO ESTABLECIDOS EN LA UE

  • Corresponsables

La figura del Corresponsable viene recogida en el art. 26, 82.3-5 y considerandos 79 y 146 del RGPD.

Artículo 26: Corresponsables del tratamiento

  1. Cuando dos o más responsables determinen conjuntamente los objetivos y los medios del tratamiento serán considerados corresponsables del tratamiento. Los corresponsables determinarán de modo transparente y de mutuo acuerdo sus responsabilidades respectivas en el cumplimiento de las obligaciones impuestas por el presente Reglamento, en particular en cuanto al ejercicio de los derechos del interesado y a sus respectivas obligaciones de suministro de información a que se refieren los artículos 13 (Información que deberá facilitarse cuando los datos personales se obtengan del interesado) y 14, (Información que deberá facilitarse cuando los datos personales no se hayan obtenido del interesado) salvo, y en la medida en que, sus responsabilidades respectivas se rijan por el Derecho de la Unión o de los Estados miembros que se les aplique a ellos. Dicho acuerdo podrá designar un punto de contacto para los interesados.
  2. El acuerdo indicado en el apartado 1 reflejará debidamente las funciones y relaciones respectivas de los corresponsables en relación con los interesados. Se pondrán a disposición del interesado los aspectos esenciales del acuerdo.
  3. Independientemente de los términos del acuerdo a que se refiere el apartado 1, los interesados podrán ejercer los derechos que les reconoce el presente Reglamento frente a, y en contra de, cada uno de los responsables.

Artículo 82: Derecho a indemnización y responsabilidad

  1. El responsable o encargado del tratamiento estará exento de responsabilidad en virtud del apartado 2 si demuestra que no es en modo alguno responsable del hecho que haya causado los daños y perjuicios.
  2. Cuando, de conformidad con el apartado 4, un responsable o encargado del tratamiento haya pagado una indemnización total por el perjuicio ocasionado, dicho responsable o encargado tendrá derecho a reclamar a los demás responsables o encargados que hayan participado en esa misma operación de tratamiento la parte de la indemnización correspondiente a su parte de responsabilidad por los daños y perjuicios causados, de conformidad con las condiciones fijadas en el apartado 2.

El RGPD establece la posibilidad de que exista un tratamiento conjunto de datos de carácter personal, siempre y cuando los responsables del tratamiento determinen conjuntamente los objetivos o finalidades del tratamiento y establezcan los medios necesarios para el mismo. Se pueden dar por ejemplo estos supuestos en la recogida de datos realizada por Grupos Empresariales.

Serán por tanto corresponsables del tratamiento y deberán determinar de forma transparente y de mutuo acuerdo, qué responsabilidad ostentan cada uno en cumplimiento de las obligaciones que marca el RGPD. Para ello, deberán formalizar un acuerdo, en el que se expresen dichas obligaciones y en particular, en el que se indique la forma en la que los interesados serán informados, así como el punto de contacto para ejercitar el derecho de acceso. Dicho acuerdo o un resumen del mismo deberá estar a disposición de los interesados.

Con independencia del establecimiento de un único punto de contacto para el ejercicio de los derechos, lo interesados podrán ejercitar sus derechos frente a cualquiera de los responsables del tratamiento.

Por otro lado y en relación con las posibles responsabilidades que surgen respecto a los daños y perjuicios causados a los interesados, el art. 82 apartado 3 establece que el responsable o encargado de tratamiento no será responsable si demuestra su fala de culpabilidad respecto al daños causado, y por otro lado el art.82 apartado 5, establece que aquel corresponsable que haya pagado una sanción o indemnización de daños y perjuicios podrá reclamar a los demás corresponsables la parte proporcional en función de las responsabilidades asumidas por cada responsable. Se establece por tanto la posibilidad del interesado de reclamar a cualquiera de los corresponsables, los cuales deberán responder por la totalidad con independencia de que con posterioridad puedan repetir contra los demás corresponsables por la parte proporcional en función de la responsabilidad asumida.

El RGPD establece por tanto la completa responsabilidad de los Corresponsables, de tal manera que el interesado puede ejercer sus derechos frente o contra cualquiera de los responsables, asumiendo los mismos la indemnización o reparación del daño con independencia de que fueren o no responsables del mismo. Estos derechos del interesado implican por parte de los corresponsables un análisis y estudio previo del grado de responsabilidad que deberán asumir en los supuestos en los que traten datos personales de forma conjunta, ya que deberán responder ante cualquier demanda o solicitud de indemnización de daños y perjuicios producidos por el ellos mismos o por terceros responsables del tratamiento o corresponsables.

 

  1. Representantes

La figura del Representante viene recogida en el art. 4, 27, y considerando 80.

Artículo 4: Definiciones

  1. «representante»: persona física o jurídica establecida en la Unión que, habiendo sido designada por escrito por el responsable o el encargado del tratamiento con arreglo al artículo 27 (Representantes de responsables o encargados del tratamiento no establecidos en la Unión), represente al responsable o al encargado en lo que respecta a sus respectivas 0obligaciones en virtud del presente Reglamento;

Artículo 27: Representantes de responsables o encargados del tratamiento no establecidos en la Unión

  1. Cuando sea de aplicación el artículo 3, (Ámbito territorial) apartado 2, el responsable o el encargado del tratamiento designará por escrito un representante en la Unión.
  2. Esta obligación no será aplicable a:
    1. el tratamiento que sea ocasional, que no incluyan el manejo a gran escala de categorías especiales de datos indicadas en el artículo 9, (Tratamiento de categorías especiales) apartado 1, o de datos personales relativos a condenas e infracciones penales a que se refiere el artículo 10, (Condenas e infracciones) y que sea improbable que entrañe un riesgo para los derechos y libertades de las personas físicas, teniendo en cuenta la naturaleza, contexto, alcance y objetivos del tratamiento, o
    2. las autoridades u organismos públicos.
  3. El representante estará establecido en uno de los Estados miembros en que estén los interesados y cuyos datos personales se traten en el contexto de una oferta de bienes o servicios, o cuyo comportamiento esté siendo controlado.
  4. El responsable o el encargado del tratamiento encomendará al representante que atienda, junto al responsable o al encargado, o en su lugar, a las consultas, en particular, de las autoridades de control y de los interesados, sobre todos los asuntos relativos al tratamiento, a fin de garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en el presente Reglamento.
  5. La designación de un representante por el responsable o el encargado del tratamiento se entenderá sin perjuicio de las acciones que pudieran emprenderse contra el propio responsable o encargado.

 

  1. Alcance

La obligación de la designación de un representante surge para aquellos responsables o encargados de tratamiento no establecidos en la UE pero que realicen tratamiento de datos personales de interesados que residan en la UE y cuyas actividades de tratamiento estén relacionadas con ofertas de bienes o servicios a dichos interesados, o en el control de su comportamiento, es decir para toda empresa extranjera que ofrezcan bienes o servicios a residentes Europeos, o simplemente estudie el control de su comportamiento en la Unión Europea. (Ver pág. 11 Unidad 1, 3.3 Ámbito Territorial).

No seré necesaria dicha designación:

  • A las autoridades y organismos públicos.
  • Al tratamiento ocasional siempre y cuando el mismo no suponga:
    • Un tratamiento a gran escala de datos personales de categoría especial o de condenas e infracciones penales.
    • Que sea improbable que el tratamiento entrañe riesgo para los derechos y libertades de las personas físicas.
  1. Contenido

El Representante podrá establecerse en cualquier de los Estados miembros en los que se encuentren los interesados y cuyos datos personales son tratados, bien para la oferta de bienes y servicios o bien para el estudio del comportamiento.
Entre sus funciones se encargarán fundamentalmente la atención de las consultas de cualquier Autoridad de Control y así como de los interesados sobre cualquier asunto relativo al tratamiento de datos.

 

La designación deberá constar por escrito según lo establecido en el considerando 80, y con independencia de las funciones que ostenta de cooperación con las autoridades de control o de consulta éstas últimas o de los interesados, se podrán ejercitar acciones contra el propio responsable o el encargado. Así mismo, se establece expresamente por el considerando 80 que el representante podrá ser objeto de sanción o de medidas coercitivas en supuestos de incumplimiento por parte del responsable o del encargado, siendo por tanto recomendable en los acuerdos de designación el establecimiento de fuertes cláusulas de indemnización en el supuesto de sanción por el incumplimiento del responsable o encargado.

 


  1. Los corresponsables deberán establecer por escrito el acuerdo en el que se identifique la responsabilidad de cada uno, debiendo facilitar copia o resumen el mismo a los interesados.
  2. Cualquier de los corresponsables podrá responder de los daños y perjuicios causados, pudiendo con posterioridad repetir contra los mismos por la parte proporcional de responsabilidad que corresponda a cada uno.
  3. La designación de Representante es obligatoria para aquellos responsables o encargados no establecidos en la UE cuyas actividades de tratamiento estén relacionadas con ofertas de bienes o servicios a residentes europeos o estudios en el control de su comportamiento.
  4. El Representante podrá ser responsable de los incumplimientos del responsable o encargado.

 

20
Sep

Autorización previa o consultas previas con la autoridad de control

La consulta previa a la Autoridad de control en supuestos de Evaluación de Impacto viene recogida en el art. 36 y en el considerando 94 del RGPD.

Artículo 36 Consulta previa

  1. El responsable consultará a la autoridad de control antes de proceder al tratamiento cuando una evaluación de impacto relativa a la protección de los datos en virtud del artículo 35 (Evaluación de impacto relativa a la protección de datos) muestre que el tratamiento entrañaría un alto riesgo si el responsable no toma medidas para mitigarlo.
  2. Cuando la autoridad de control considere que el tratamiento previsto a que se refiere el apartado 1 podría infringir el presente Reglamento, en particular cuando el responsable no haya identificado o mitigado suficientemente el riesgo, la autoridad de control deberá, en un plazo de ocho semanas desde la solicitud de la consulta, asesorar por escrito al responsable, y en su caso al encargado, y podrá utilizar cualquiera de sus poderes mencionados en el artículo 58 (Poderes de la Autoridad de Control). Dicho plazo podrá prorrogarse seis semanas, en función de la complejidad del tratamiento previsto. La autoridad de control informará al responsable y, en su caso, al encargado de tal prórroga en el plazo de un mes a partir de la recepción de la solicitud de consulta, indicando los motivos de la dilación. Estos plazos podrán suspenderse hasta que la autoridad de control haya obtenido la información solicitada a los fines de la consulta.
  3. Cuando consulte a la autoridad de control con arreglo al apartado 1, el responsable del tratamiento le facilitará la información siguiente:
    1. en su caso, las responsabilidades respectivas del responsable, los corresponsables y los encargados implicados en el tratamiento, en particular en caso de tratamiento dentro de un grupo empresarial;
    2. los fines y medios del tratamiento previsto;
    3. las medidas y garantías establecidas para proteger los derechos y libertades de los interesados de conformidad con el presente Reglamento;
    4. en su caso, los datos de contacto del Delegado de Protección de Datos;
    5. la evaluación de impacto relativa a la protección de datos establecida en el artículo 35 (Evaluación de impacto relativa a la protección de datos), y
    6. cualquier otra información que solicite la autoridad de control.
  4. Los Estados miembros garantizarán que se consulte a la autoridad de control durante la elaboración de toda propuesta de medida legislativa que haya de adoptar un Parlamento nacional, o de una medida reglamentaria basada en dicha medida legislativa, que se refiera al tratamiento.
  5. No obstante lo dispuesto en el apartado 1, el Derecho de los Estados miembros podrá obligar a los responsables del tratamiento a consultar a la autoridad de control y a recabar su autorización previa en relación con el tratamiento por un responsable en el ejercicio de una misión realizada en interés público, en particular el tratamiento en relación con la protección social y la salud pública.

Es necesario analizar el considerando 94 para identificar cuando es necesaria la realización de la consulta a la Autoridad de control ya que del tenor literal del art. 36 no se identifica exactamente cuándo es necesaria la misma:

(94) Debe consultarse a la autoridad de control antes de iniciar las actividades de tratamiento si una evaluación de impacto relativa a la protección de datos muestra que, en ausencia de garantías, medidas de seguridad y mecanismos destinados a mitigar los riesgos, el tratamiento entrañaría un alto riesgo para los derechos y libertades de las personas físicas, y el responsable del tratamiento considera que el riesgo no puede mitigarse por medios razonables en cuanto a tecnología disponible y costes de aplicación.

Requerirá, por tanto, la Consulta previa de la Autoridad de control cuando en aquellos supuestos en los que el responsable de tratamiento considera que en la Evaluación de Impacto el riesgo no puede mitigarse por medios razonables en cuanto a tecnología disponible y costes de aplicación.

Recibida la consulta la Autoridad de control podrá:

  • Asesorar por escrito al responsable o encargado.
  • Utilizar cualquiera de sus poderes para prohibir el tratamiento.

Por último, además de la consulta o autorización identificada en los supuestos de Evaluaciones de Impacto el RGPD señala que el Derecho Nacional de los Estados miembros podrá establecer consulta y petición de autorización previa en relación con los tratamientos derivados de una misión realizada en interés público por parte del responsable.

  • La consulta a la Autoridad de Control deberá realizarse cuando el responsable considere en la Evaluación de Impacto que el riesgo no puede mitigarse por medios razonables en cuanto a tecnología disponible y costes de aplicación.
    Los Estados miembros podrán a través de su derecho nacional someter a consulta o autorización previa de la Autoridad de Control aquellos tratamientos derivados de una misión de interés público.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies